lunes, 13 de octubre de 2014

Rin del Angelito

Hay días muy terribles y tristes, en que se sufre por la pérdida de un niño. Personalmente he tenido amigas queridas, familiares, y mi abuelita que perdieron un hijo pequeño.

Siempre ruego en mis oraciones por aquellos corazones heridos, por una de las perdidas más dolorosas que se pueden sufrir en la vida.

Le pido a Dios, consuelo y paz a todas esas madres, y le pido también, a Dios y la virgen con mucha humildad, que siempre proteja los míos.

Ésta canción de Violeta Parra, la cantaba mi abuelita, recordando a su hijito que murió, a la edad de un año. Y aún le duele aquella pérdida:

Rin del Angelito
Ya se va para los cielos, ese querido angelito, a rogar por sus abuelos, por sus padres y hermanitos.
Cuando se muere la carne, el alma busca su sitio, adentro de una amapola, o dentro de un pajarito.

La tierra lo está esperando, con su corazón abierto, por eso es que el angelito, parece que está despierto.
Cuando se muere la carne, el alma busca su centro, en el brillo de una rosa o de un pececito nuevo.

En su cunita de tierra, lo arrullará una campana, mientras la lluvia le limpia, su carita en la mañana.
Cuándo se muere la carne, el alma busca su diana, en el misterio del mundo, que le ha abierto su ventana.

Las mariposas alegres, de ver el bello angelito, alrededor de su cuna, le caminan despacito.
Cuando se muere la carne, el alma va derechito, a saludar a la luna y de paso al lucerito.

Adonde se fue su gracia, adonde fue su dulzura, porque se cae su cuerpo, como la fruta madura.
Cuando se muere la carne, el alma busca en la altura, la explicación de su vida, cortada con tal premura, la explicación de su muerte prisionera en una tumba.

Cuando se muere la carne, prisionera en una tumba, cuando se muere la carne, el alma se queda oscura.

Me da mucha tristeza ésta canción. Es tan dulce y sublime, que refleja a la perfección la ternura de un niño, que ha partido. Les ruego que quienes sean creyentes, oren a Dios, o al universo por todas éstas madres que hoy sufren por la pérdida de su angelito.

Estela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada