martes, 16 de septiembre de 2014

Animitas

En nuestro país, las "animitas" son muy famosas desde tiempos centenarios, un símbolo de creencia espiritual, parte del folclor patrimonial.

Se pueden ver en las carreteras, en las calles, o rincones de algún barrio.
*Fotografías extraídas de google


Plath (1995) se refiere a lo siguiente: "Nace una "animita" por misericordia del pueblo en el sitio en el que aconteció una "mala muerte". Es un cenotafio popular, los restos descansan en el cementerio, por lo que se honra el alma, la "ánima". Donde finalizó la terrena jornada, en el mismo lugar se construye una caseta y algunas semejantes a iglesias. Todos ostentan cruces. Se les prenden velas que se colocan en casetas para precaverlas del viento, las más de las veces están expuestas al aire."

Es así como éstas pequeñas casitas, con cruces y banderas, recuerdan una muerte de manera trágica en los espacios públicos. Ésta palabra "animita" sólo se utiliza en Chile, y he conocido de fotográfos extranjeros, que han recorrido nuestro país de norte a sur, inmortalizando ésta manera de veneración tan propia de nuestra nación.


En nuestro país existe un respeto y miramiento, de grandes proporciones a las animitas. Sabido es el ejemplo de la animita de Romualdo Ibañez, ubicado en la comuna de la Estación Central, al cual se ha venerado por generaciones,y que estuvo a punto de ser intervenida al realizarse en el sector un proyecto gigante de renovación urbana, pero la centenaria pared, se mantuvo ahí intacta. Las autoridades optaron por no moverla.

La creencia popular, dice que los fallecidos en circunstancias terribles y desgraciadas, dejan su alma o ánima vagando en el lugar donde tuvieron su caída mortal. Y es allí donde le construyen éstas casetas, donde se le ofrecerán y encenderán velas. Luego los deudos, le piden que intercedan por ellos, que intervengan frente a la virgen, los santos o al mismo Dios, para que escuchen sus plegarias, una vez resuelto el petitorio, se les deja una placa o una ofrenda en agradecimiento.

Conforme se van juntando placas u ofrendas, se habla de una "animita" milagrosa y se le hacen petitorios, parecido a la manera que se le piden a los santos.
La Iglesia Católica no acepta este tipo de creencia, puesto que le rinden culto a personas "normales" que han muerto de manera trágica, en cambio los santos han logrado durante su vida, una intachable conducta.

Pero las personas, que practican éstos ritos, no lo ven como algo "anti católico" sino, que al revés, lo ven como una parte de la Iglesia.
Por otro lado, las animitas, también son erigidas por grupos no religiosos, ejemplo son las personas asesinadas durante la Dictadura militar, que tradicionalmente son ateos, igualmente sus familiares y amigos les construyen su animita. Lo mismo sucede con las Barras bravas (hinchas de  fútbol que poseen comportamientos violentos), también crean animitas y acuden constantemente a visitar a sus caídos de manera trágica.

Hace un tiempo, se ha organizado un grupo de ciclistas, y han creado una especie de animita a los ciclistas que han muerto atropellados, y les pintan una bicicleta blanca y la llenan de flores, a las cuales les llaman "bici-animitas".

Hay animitas a lo largo de todo nuestro país, algunas han sido olvidadas y abandonadas, y otras, llenas de banderas, ofrendas, flores y fotografías coloridas.

¿Qué animita conoces tú?

Estela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada