miércoles, 2 de julio de 2014

Chocolates, calugas, alfajores Bozzo

Hacía tiempo que no veía a mi querida amiga Carola, y hace unos días atrás por fin pudimos juntarnos.

Y bueno, disfrutando un buen vino, y un rico picoteo, nos pusimos al día en nuestros quehaceres.
Como siempre tan linda, me trajo de regalo una caja con alfajores y calugas Bozzo ¡¡Que me hizo muy feliz!!

Me encantan éstos productos, que nacen en 1905, cuando el primer fundador, Juan Bozzo Oneto, proveniente de Génova y capitán de fragata de la Marina Mercante italiana, arriba nuestro hermoso puerto de Valparaíso. Allí se integra a trabajar en un almacén de abarrotes, propiedad de su tío Juan Oneto Bisso.

Luego de mucho trabajar, Juan Bosso convenció a su padre y hermano a viajar a Chile, trabajar arduamente y poder comprar el negocio del Tío. Formaron así la que sería la actual BOZZO HNOS. Y CIA. LTDA.
El almacén de abarrotes ubicado en Viña del Mar, calle Valparaíso 199, se convirtió en uno de los más exclusivos y elegantes del balneario. Contaba con surtido de cristalerías y porcelanas finas, traídas desde el extranjero y porsupuesto, también de Chile.

En 1927 Juan Bozzo viaja a Italia, y visita la fábrica de Chocolates suizos Nestlé, logra adquirir los conocimientos y aprende a elaborar un delicioso y fino chocolate para la marca Bozzo.
Con ayuda de sus amigos, dueños de la fábrica Costa, en Valparaíso, los hermanos Bozzo se dedican a desarrollar su propio chocolate, que al pasar los años, la selecta clientela de éste establecimiento lo distinguirá como uno de los más exclusivos y apetecidos del mercado chileno.

En 1929 instalan un amplio local en Santiago, calle Estado N° 52, el cual sería por 30 años la casa matriz del negocio. En sus vitrinas y anaqueles lucía los impecables productos para regalos, además de exclusivos y finos chocolates.
Sufrieron días difíciles con los efectos económicos en el país, de la Segunda Guerra Mundial, sobreponiéndose luego para dar paso a una nueva generación Bozzo: primos y hermanos aprovecharon la oportunidad del mercado logrando que Comañia Bozzo creciera significativamente, donde surgieron tiendas en calle Ahumada, Providencia y Alonso de Córdova.

En los años 80, junto con la aparicion de los Mall comerciales, estuvo a punto de desmoronarse ésta tradicional chocolatería y cristaleria, puesto que los locales eran atendidos directamente por los socios, algo imposible de lograr en los mall.

La nueva generación de los hijos de los socios, puederon tener acceso a educación superior, lo que dio mejores oportunidades para llevar el negocio familiar de "El barquito de chocolates". Se logró una nueva imagen corporativa, de un negocio familiar lleno de esfuerzo. Rescató las raíces de la historia, rasgos, símbolos, recuerdos gráficos y modernizó "El barquito" preparándolo para seguir navegando, comprometidos con el legado de los bisabuelos, abuelos, padres.

Son muchas las marcas, sabores, productos, tradiciones de antaño fueron sello en nuestro país. Personas de esfuerzo que nos entregan lo mejor de sí, y que gracias al cielo, aún podemos disfrutar.

Si quieres visitar las tiendas o saber más de éstos deliciosos productos, visita www.chocolatesbozzo.cl

¡¡Mil gracias amiga linda, por este delicioso regalo!!

Estela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada