viernes, 16 de mayo de 2014

Leyenda de los Payachatas

Como te habrás dado cuenta, mi amor por el magnifico Norte de nuestro País, es tremendo, lo que suma su magia, mística y leyendas. Hoy les contaré sobre la Leyenda de los Payachatas.


Hace muchos siglos atrás, dos tribus poderosas, enemistadas a morir discutían día y noche por el poder de las tierras, lo que hacía insoportable la convivencia entre ellos.
Un hermoso día soleado, se encontraron por casualidad el príncipe y la princesa de los respectivos poblados, y desde ese instante nace un amor fuerte y puro, que no supo de conflictos entre sus familias. Pero cuando la tribu de cada uno de los príncipes se enteraron de éste romance no soportaron que ésto estuviera sucediendo.

El odio y furia de cada uno de ellos, cegaba la posibilidad de que éste amor les regalara unión y paz, por lo que ambas familias aconsejaron e impedían a toda costa la cercanía de los príncipes, a través de la magia y oraciones, sin tener éxito alguno.

Era un amor tan noble, y verdadero que profesaba ésta pareja, que incluso la naturaleza sentía alegría por ellos, pero entristecía al saber que sus tribus querían separarlos. Las nubes y luna lloraron, las tormentas cayeron sobre las tierras, las aves andinas hacían estruendosos ruidos; como advertencia de los Dioses para cada familia.

Y así la naturaleza mostraba su fuerza para que los habitantes lograran cambiar de actitud y bendijeran el amor de éstos jóvenes. Pero los pobladores hacían toda clase de hechizos y artilugios para romper con aquel amor. Tan imposibles resultaron los esfuerzos que los sacerdotes decidieron sacrificarlos para que nunca lograran estar juntos, y así fue: en una noche oscura y sin luna, los príncipes fueron asesinados.

La fuerza y furia de la naturaleza se hizo presente, llovió días eternos y noches oscuras, lluvias intensas y furiosas, acompañadas de truenos, relámpagos y vientos azotaron toda la región.

Ambas tribus desaparecieron, víctimas de inundaciones y frío, y en lugar de ellos, nacieron dos hermosos lagos, por donde se ha visto pasar en lacónicas canoas, a los príncipes al fin juntos y enamorados.

 Éstas lluvias crearon el Lago Chungará y el Cota-Cotani, y como homenajes además, la naturaleza creo dos volcanes en las tumbas de los jóvenes: El Parinacota y el Pomerape; más conocido como Los Payachatas, representando cada uno el amor celestial e imperecedero de éstos jóvenes.

Espero te haya gustado ésta bella leyenda y cuando recorras éstos lugares, la conmemores :D

Estela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada