martes, 8 de abril de 2014

Las tres Pascualas

¿Recuerdas la leyenda de las Tres Pascualas? Ha sido tan famosa que ésta historia ha sido llevada al teatro innumerables veces.

A fines del siglo XVIII, en la que hoy es la ciudad de Concepción, vivían tres hermanas, cada una llamada Pascuala.


En aquella época las mujeres más pobres trabajaban lavando ropa en la laguna. Las tres hermanas, hacían éste trabajo todo el día.

Ver a las tres Pascualas era un verdadero espectáculo, porque las tres eran muy hermosas, jóvenes y alegres. Sus rostros y figura resaltaban cuando lavaban las prendas de colores y diversas texturas,  luego era enmarcado con las prendas al viento, tendida sobre las ramas. De lejos se veía ésta postal colorida y llena de belleza.

A la hora de la oración (en la tarde) luego que la ropa estaba limpia y seca, volvían a casa con sus fardos de ropa, conversando o cantando en alta voz.

Un día llegaron otras lavanderas a lavar a la misma laguna y encontraron a las tres Pascualas muertas flotando en el agua.

Cuenta la leyenda, que un día llegó hasta la casa de las tres hermanas un joven forastero pidiendo hospedaje. El padre de las jóvenes lo acogió de inmediato.

El solitario forastero, observaba a cada una de ellas, llegando al finalizar la tarde, con sus hermosas trenzas color ébano al viento, y el atado de ropa que traían consigo.

El joven se enamoró de cada una. En secreto, cada muchacha le correspondió su amor. El forastero al no decidirse por cual elegir como esposa, en la noche de San Juan las citó a las tres en la orilla de la laguna.

Las Pascualas se dieron cuenta que su amor era imposible, porque se confesaron entre ellas que estaban enamoradas del mismo hombre. Decidieron entonces, la noche anterior arrojarse a la laguna y así no dañarse la una a otra porque se querían muchísimo.

El Buen Dios se apiadó del sacrificio que hicieron estas hermanas por el amor incondicional que se profesaban, y las transformó en tres hermosas estrellas que desde aquella noche brillaron en el cielo. Brillan aún más para noche de San Juan, y ayudan así a guiar a marineros y navegantes para orientarse en la oscuridad del mar.

¿Qué te parece ésta leyenda?

Estela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada