miércoles, 26 de marzo de 2014

Calugas de leche; San Camilo

Caminando, por mi querido Santiago, y como dice la cueca: "por San Pablo con Matucana" decidí entrar a uno de los lugares, que me trae recuerdos de sabores, disfrutados en mi infancia: "San Camilo" fundada en exactamente ahí en 1884.

De niña, recuerdo haber ido al salón de té, donde junto a mi hermana y padres disfrutábamos los mejores completos de toda la vida. O incluso, también los menú de "once completa" que incluía galletas, trozos de torta, sanguches, té o café o leche con chocolate.

Ésta vez, además de comprar un par de masitas para el té, me llevé como siempre una bolsita de calugas, deliciosas y con el mismo sabor que disfrutaba en mi niñez.
La receta sigue igual. Pongo una caluga en mi boca y recuerdo esas tardes en Planta Carena, corriendo con mi hermana y amigos, por los cerros, canchas o cerca de la piscina.
Adoro éstas calugas, y adoro que aún sigan existiendo.
La bolsita que compré es de calugas surtidas, todas de leche,  y mezcladas con almendras.

Que lindos recuerdos, un deleite, al rememorar mi infancia con éstas adorables caluguitas.
Las puedes encontrar en todas las tiendas San Camilo.

Mis hijos ahora reciben, una tradición que nació con mis abuelos cuando de viaje a Santiago, compraban paquetes de éstos dulces, pan, masitas y sanguches para disfrutar en el camino. Y también deleitarse en familia a la hora de once al llegar a casa en el campo.

¿Has disfrutado éstas calugas?

Estela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada