sábado, 22 de febrero de 2014

Candelaria Goyenechea de la Sierra y Mercado

En nuestra historia chilena tenemos el privilegio de contar con mujeres muy corajudas, fuertes y llenas de carácter, que sin ellas, nuestro país no hubiera losgrado ser próspero e independiente. Pero muchas de ellas no tienen el reconocimiento de nuestra patria y ciudadanía.

Hoy es el turno que escriba sobre la importancia que tuvo Candelaria Goyenechea para Atacama y para todo nuestro país. Ésta ilustre dama atacameña, nació en Copiapó el 02 de Febrero de 1795.
Candelaria fue hija de don Pedro Antonio Goyenechea y la señora Manuela Sierra y Mercado. Desde muy joven recibió educación por parte de su tío sacerdote don José Agustín de la Sierra quien le inculcó conocimientos como escritura, poesía, religión y canto. Para luego aprender sobre Filosofía y latín.

Contrae matrimonio a los 21 años con el Teniente del Ejército y Héroe de la Independencia de Chile en Atacama; Don Miguel Gallo Vergara, el 20 de Marzo de 1816.

Poseía una fantástica  inteligencia y alma muy bondadosa. Cuando tenía momentos libres en su vida cotidiana, en vez de descansar, ocupaba todo su tiempo en bordar y coser con sus propias manos ropas que enviaba al hospital y casas de caridad.

Se esmeró por entregar una educación noble a sus 10 hijos, en los mejores colegios de Copiapó, La Serena, Santiago, Lima y Europa, otorgando así los estudios superiores más importantes y diversas profesiones.

Su marido fallece el 8 de Marzo se 1842 y ella debe hacerse cargo de toda la fortuna y negocios que poseían, ella tenía 47 años años de edad. Su hijo mayor le ayuda en la tarea de llevar los negocios y riqueza.

En 1850 a petición de su hijo mayor Tomás -que era presidente de la Junta Minera de Copiapó-, es invitada a conformar la Compañía del Ferrocarril de Copiapó donde se convierte en su mayor y principar accionista.

Se transforma así en la más importante dama, que posee un amor desinteresado por la ciudadanía chilena, fundando numerosas organizaciones de caridad. Ayuda también a la construcción del hospital, construye iglesias y colegios para que los niños opten a una buena educación. Funda la sociedad "La Gota de Leche" que hasta hoy está en funcionamiento.

Al estallar la Revolución Constituyente pone al servicio de sus hijos -principalmente a Pedro León- su fortuna para la compra de trajes y pertrechos, carruajes y caballos, alimentos y forrajes, armas y municiones, con las que harán frente a las tropas oficialistas del Presidente Montt.

Bordó con sus manos la Bandera Azul, con una estrella de hilos de oro, que fue la enseña guerrera que acompañó a los intrépidos que se atrevieron a desafiar el autoritarismo del gobierno centralista capitalino.

Cuando su hijo fue vencido en la Batalla de Cerro Grande -consiente del enorme apuro económico social, que comenzaron a padecer los seguidores del ideal de su hijo-, se convirtió en la protectora de las familias de los soldados del ejército revolucionario. Brindó ayuda también a los desterrados del país, sus hijos, sus amistades, pagando los honorarios de los defensores judiciales en las causas de los constituyentes.

En 1879 colaboró patrióticamente, a los soldados de los Batallones de Atacama, haciendo envíos de ropa y comida a los campamentos estacionados en territorios extranjeros en víspera de alcanzar la gloria de las tropas chilenas en la Guerra del Pacífico.

Candelaria tenía 89 años de edad cuando falleció rodeada del amor de sus hijos y de todos los vecinos de la provincia de Copiapó el 03 de Mayo de 1884.

Los restos nuestra patriota Candelaria descansan en la cripta familiar del cementerio de Copiapó.

Creo que debiese ser mucho más difundida su valiosa tarea en la sociedad chilena, puesto que gracias a su entrega Atacama logró ser una región próspera en lo económico, político y cultural.

* Para ésta entrada extraje detalles del "Artículo biográfico" preparado por el investigador histórico Vidal Naveas Groguett.

Estela.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada