viernes, 25 de octubre de 2013

Salitrera Santa Laura y Humberstone

El norte esconde entre sus tierras riqueza mineral, años de trabajo, historias de fuerza e ilusiones de hombres y mujeres que han soñado con un futuro mejor.



Los calicheros y pampinos acostumbrados al trabajo duro, con un sueldo miserable viajaban a varios puntos nortinos para trabajar temporalmente, soportando injusticias y malos tratos, muchos de ellos se "empampaban" se internaban en el desierto y en medio de la soledad morían de sed y abrazados por el sol.

El salitre era el oro blanco, el norte vivía años de esplendor y fue necesario fijar un punto para que se cimentara una gran salitrera.

A 47 Kilómetros de Iquique, en la comuna de Pozo Almonte se ubicaron las Oficinas Salitreras Humberstone y Santa Laura.

 Éstas salitreras lograron años de gloria,  al ser las únicas en el mundo que extrajeron el nitrato natural a escala industrial, debido a que el desierto chileno tenía la bendición de lograr la mayor concentración en el mundo.



El salitre (nitrato de sodio) se utilizaba primeramente como la base para fabricación de explosivos, y luego se masificó su utilización como fertilizante. Gracias a su extracción el país vivió un período de riqueza y prosperidad, que durante 1880 hasta 1930 dependió en gran parte de ésta industria, puesto que el salitre fue un elemento imprescindible para la producción agrícola de Europa y Norteamérica.

En 1872, la Oficina Salitrera Humberstone llamada originalmente La Palma, fue construida por Peruvian Nitrate Company. Ese mismo año la firma Barra y Riesco construyó Santa Laura, a 1.5 km de la oficina La Palma.

Durante ese período, hasta finalizada la Guerra del Pacífico (1879-1884), la región del Norte Grande era parte de Perú (Regiones de Arica y Parinacota y de Tarapacá) Y de Bolivia (Parte norte de la Región de Antofagasta) Luego pasó a formar parte del territorio chileno, con los tratados de 1883, 1904 y 1929

Él desarrollo de las oficinas salitreras fue en parte gracias al uso del ferrocarril, que se introduce a fines de 1800. Gracias a éste medio de transporte privado fue posible que se vincularan zonas productivas del puerto para poder trasladar el salitre. También se movilizaron mineros, artistas, vendedores ambulantes, estafadores y prostitutas.

Ya en 1889, La Palma esa una de las oficinas más grandes de Tarapacá y Antofagasta.





En 1929 debido a la Gran Depresión las oficinas tuvieron que suspender sus actividades, retomándolas en 1933, bajo el mando de la Compañía Salitreras de Tarapacá y Antofagasta (COSATAN)

En 1934 reviven las funciones de la oficina La Palma, rebautizada con el nombre de Santiago de Humberstone, en honor a James Thomas Humberstone, ingeniero químico inglés que introdujo el sistema Shanks, el cual marca el período de auge de la historia de las salitreras.


Entre 1933 y 1940 Humberstone logró su mayor desarrollo, llegando a albergar una población de 3.700 habitantes. Se dio un carácter de ciudad, creando escuela, hospital, hotel, teatro que recibía artistas de fama mundial, también se creó una piscina, pulperia (centro de abastecimiento de vestuario, zapatos, velas, carbón, remedios, etc), parroquia, entre otras instalaciones.



La ciudad reflejaba un esplendor, y que se destacaba al contratar un nuevo empleado, se cumplían normas sociales de los ingleses, como por ejemplo; entregándole traje negro sumamente elegante, con sombrero, zapatos de charol, reloj de plata que debía ser usado todas las noches en la comida que presidia el administrador.




Había un club social que cuando realizaban los bailes, a los asistentes se les entregaba una ficha con un número, roja para los hombre y blanca para las mujeres. Como éstos números eran repartidos al azar nadie sabía hasta el final de la velada con quien le tocaría bailar esa noche, produciéndose así los encuentros y situaciones variadas y divertidas.

En el período de funcionamiento de las salitreras se produce un estilo de vida muy especial. En sus inicios se hizo llamado a todo aquel que quisiera dejar sus tierras prometiendo grandes beneficios. Campesinos y ex combatientes de guerra se iniciaron en las faenas extractivas. También desde los valles andinos se integraron obreros peruanos y bolivianos. Éste grupo se complementó con ingenieros y técnicos norteamericanos.


Un trabajo en grupo, en un medio arduo y hostil sumado a particularidades del trabajo en oficinas evolucionó en lo que se llamó después "cultura pampina". Desarrollando un rico lenguaje propio, además de gran religiosidad siendo muy devotos de la Virgen de la Tirana.

Entre éste grupo se dio gran solidaridad, un exquisito sentido de pertenencia y un carácter con actitudes y comportamientos específicos, además de un buen físico al resistir éste medio.

A pesar de la gloria que se vivía en Humberstone, las condiciones de vida para los obreros seguían siendo muy duras. Extremas jornadas de trabajo, aridez del desierto y un sistema económico basado en fichas de metal o de plástico que recibían como paga semanal.

Las fichas sólo tenían validez en la oficina que se emitía, por lo que no eran reconocidad por bancos ni por otras oficinas. A través de ellas canjeaban productos en la pulpería y el almacén, propiedad de la oficina. Claramente éste sistema no les permitía ahorrar y vivían al día dejándolos desprotegidos en caso de dejar la industria.

Fueron los trabajadores del salitre, los que contaban con alto índice de alfabetización y gran capacidad de organización, los precursores de las organizaciones mutuales y mancomunales. En 1924 lograron que se dictaran leyes para regular condiciones laborales.

A fines de 1940 en Alemania se creó el salitre sintético, por lo que la industria chilena entró en una fase de declinación.

Humberstone y Santa Laura cierran definitivamente en 1958 y 1960 respectivamente. Cerrando una etapa de 70 años de gran trabajo, esfuerzo, alegrías y penas, prosperidad y sueños entregando a sus descendientes y a todo un país el testimonio de un norte potente que logró una época de esplendor, entregando uno de los períodos más ricos del país.

Con mi Dani recorrimos en 2006 éstas salitreras, Santa Laura nos recibió silenciosa mostrándose imponente y fabulosa en pie, demostrándonos las razones que se merecen el reconocimiento de la UNESCO como PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Recorran Chile, envuélvanse en el espíritu de tantos hombres y mujeres que han forjado en nuestro país un futuro lleno de riqueza en su gente maravillosa, trabajadora, entregada.



Estela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada