lunes, 26 de agosto de 2013

Isla de Pascua: Anakena

Debo decir que la Isla es verdaderamente fascinante, su cultura, su idioma y para que decir su geografía...

De todos los lugares que recorrí, me enamoré perdidamente de Anakena. Creo que casi lloré de la emoción al bajarme de la camioneta y estar ahí, frente a los moais, a las palmeras, a la maravillosa playa de aguas turquesas y arena blanca.



Sigue leyendo:
He ido a playas de brasil pero NADA, NADA se compara a ésta fabulosa e increíble playa, tiene una energía potente, que dan ganas de estar allí, meditando, riendo,  jugando... admirando su magnificente belleza.

Anakena se encuentra a 18 km de la ciudad, por lo que se debe llegar en vehículo, moto, o en bicicleta (2 horas aproximadamente tardaría por éste medio).

En la playa, como mencioné, además de tener una exuberante vista, es magnifico estar acompañada por el ahu Nau Nau en donde se erigieron 7 moais, 4 de ellos con Pukao (el tipo de moño sobre sus cabezas) uno de ellos si moño y es el que puede notar algo deteriorado y los dos restantes se destacan porque tienen menos de la mitad del cuerpo.

Éste ahu que se ubica justo frente a la playa y que es el ahu mejor conservado puesto que se restauró en 1980 por Sergio Rapu.

Al costado del "Ahu Nau Nau" se ubica el ahu Ature Huki, cuya plataforma sólo tiene un moai y fue levantado en 1956 por un grupo de isleños dirigidos por Lázaro Hotus yPedro Atán, junto a una expedición Noruega. Su estado es de gran deterioro afectado por un tipo de hongo que existe en la isla y en donde se ve el moai con manchas blancas.

Hay un sector cerca de las plameras para hacer picnic y al costado hay unos quioscos atendidos por isleños en donde venden empanaditas fritas de atún y también anticuchos tenían ese día.

Debo DESTACAR que en todo lo que recorrimos la isla, no vimos NI UN SOLO papel o basura en el suelo, la isla es impecable, la cultura de los isleños es fabulosa, aman y cuidan la isla con alma y corazón. Los isleños son de carácter brusco y muy fuerte, además de tremendamente apasionados por su cultura y raíces.

También destaco que todos los Moai se tratan de preservar con un tipo de resina sintética que se le inyecta a cada uno para tratar de que no se erosionen tanto, y éste tratamiento se les aplica gracias al apoyo de Japón y de UNESCO ya que son patrimonios de la humanidad.

Al meterme al agua quedé maravillada porque decenas de pecesitos muy pequeñitos y de color verde agua nadaban entre mis piernas y yo los veía, claro, porque el agua es extremadamente cristalina.
















Estela

2 comentarios: